domingo, 4 de diciembre de 2016

Ay, nissan mexicana, ya ni la amuelas

Pues bien, recibí una carta de nisasan mexicana. Con letras grandes, muy grandes, bastante grandes, dice: "Gracias por ser parte de nuestro camino - reservado para tu nuevo nissan". Se trata del famoso bono de lealtad.

¡Wóoorales! Me emocioné mucho. Pensé que me habían seleccionado para algún premio, una magnífica promoción, o un muy buen descuento para comprar coche nuevo. Y abrí el sobre. ¡Oh, desilusión!

(letra grande) "Reconocemos tu preferencia" (letra chica) "con un bono de $2,000 hasta $10,000"

Ya valió madre todo, lo que se dice todo. Y con letra aún más chica sólo visible con lupa, explican que te dan el bono dependiendo el modelo (costo) del coche a comprar. ¡Ah! Pero el bono sólo se puede usar en compras de riguroso contado (excluyen compras con tarjeta de crédito, tarjeta bancaria, crédito automotriz o transferencia); para pagar las comisiones si se compra mediante credinissan (la financiera propia de la marca), o para pagar subastas en sicrea (la compra de coche por suscripción autofinanciamiento).

M'ta madre...O sea, que las posibilidades de usar ese recurso son muy bajas y condicionadas a aplicarlo únicamente con servicios de la empresa. Bueno. Lo peor viene acá:

La carta tiene una lista de modelos y el monto a aplicar del jugoso bono. Obvio, los que reciben el monto mayor, son los vehículos de más de medio millón de pesos, y en el caso del Tiida, sólo dan pedorros dos mil pesos.

Vamos, te quieres comprar un Versa o un March o un Sentra. Te dan 3 mil pesitos. Con eso no alcanzas a pagar ni las comisiones de credinissan ni adelantar un pago para la subasta. Vamos a suponer que te los quieres ahorrar del pago de contado. ¿Quien en su sano juicio va por la calle con más de 150 mil pesos en efectivo? Y aún así, las agencias andan escasas de carros, porque jamás hay el que tú quieres. Sólo hay el que te quieren vender. Veamos esta situación ficticia:

-Señor, buenas tardes. Tengo en este portafolio $178,900.00 mxn para comprar el Versa austero, el más baratón de la línea. Y traigo mi bono de lealtad para obtener mi jugoso descuento de tres mil pesotes para pagarles solo $175,900.00 mxn. Lo quiero en color plata.
-Huy amigo. Dése color no hay. Solo hay blanco, y rojo burdeos.
-¿Y para cuando tienen el plata?
-Tal vez para febrero o marzo..
-Pero el bono solo vale hasta el 2 de enero...
-¿Por qué no se lleva el blanco? ¡Está retechulo de bonito!
-Uh, no. Mejor veo otras opciones...

He sido cliente de la marca desde 2003, cuando compré mi primer carro nuevo, un Platina; luego en 2009 compré el Tiida. Siempre he llevado los carros a servicio a la agencia. 16 años de cliente de la marca y su bono de lealtad me parece grosero. Y no dudo que haya personas con más años que yo con la marca. También a ellos les ha de parecer una bofetada ese bono de lealtad.

Con las condiciones que ponen para aplicar ese bono, mínimo debiera ir de los 10 mil a los 25 mil pesos. Con bono así, que se supone que va para clientes selectos, mañana mismo iría por un carro nuevo.

Pero así, pos no.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Mica de repuesto para el casco Caberg Duke

Para el casco Caberg Duke, la mica de reemplazo es la número 052547, viene clara.


 En el empaque, el código es A6480D8


Adquirí tanto la mica como el Pinlock en motorush; es un sitio web mexicano de venta de accesorios; tienen buen surtido y es segura la compra, ya que admiten pagos con paypal. Paypal garantiza que, si la compra no llega o es defectuosa, puedes pedir el reembolso.

domingo, 2 de octubre de 2016

Numeros de repuesto de pantalla para cascos Grex modelo Kinetic y modelo RF2

El casco para motociclista es un aditamento indispensable de seguridad; pero es poco útil si la pantalla (mica, visera) se daña, rompiéndose, rayándose o perforándose. Para ello es requerido contar con partes de repuesto, lo cual sería ideal conseguir desde el momento mismo en el que se adquiere el casco, ya que por su propia evolución, dejan de fabricarse y son difíciles de conseguir.

En el caso de los cascos Grex, tenemos que son fabricados por Nolan. Aquí la cosa es más sencilla porque algunas partes son compatibles entre ambas marcas  de casco.

En mi colaboración del 02 de abril de 2013 comenté acerca del casco Grex RF2, muy bueno me resultó, pero ya con 3 años de uso presenta fatigas, una de ellas es que ya no aprisiona tanto como antes, y al ir en carretera el ruido del aire ya resulta molesto (aparte de que el interior no es removible y no es lavable).

Toma en cuenta, que todos los cascos tienen caducidad.

Así, me decidí por el modelo actual que es el Grex Kinetic, que resultó ser un poco más grande que el RF2, pero si tiene interiores removibles y lavables.


Bien. para encontrar la pantalla que corresponda a cada modelo, debemos fijarnos, primero, en los dígitos que tiene marcado en el lado derecho del casco, a saber:

En el caso del RF2, los dígitos son 052455. En el caso del Kinetic, los dígitos son 052545. En la foto se muestra el que corresponde al Kinetic.


El código que corresponde al RF2 es el que muestra la imagen:


El código que corresponde al Kinetic, es el que muestra esta otra imagen:


Como se observa, ambos muestran la letra N, que corresponde a Nolan; y la letra G, que corresponde a Grex.

Como lo había comentado, el modelo RF2 ya dejó de fabricarse hace tiempo. Incluso, en el sitio oficial de Grex ya ni siquiera aparece ni como modelo descontinuado; y el Kinetic aparece como modelo G9.1 Evolve. 

Así entonces, la pieza de repuesto para la pantalla del Grex RF2, es NFR-FR2, dígitos 052455

La que corresponde al Grex Kinetic es la NFR.N91/EVO/N90/N91/G9.1/EVOLVE También resultan compatible las series N103/N102/N101/N100/N90, dígitos 052545.

Ya con estos datos, puedes conseguir la pantalla de repuesto, incluso el aditamento Pinlock que sea compatible con las series ya señaladas. En mi caso, adquirí el Pinlock para Nolan N100/N101/N103/N90/N81e/X1001/X1002, y le quedó perfectamente a la pantalla del casco Grex Kinetic.

¿Qué es Pinlock?

Es un aditamento que se fija en unos soportes que están al interior del casco. Es una pequeña lámina plástica que propicia una cámara de aire entre el exterior y el interior de la pantalla y evita el empañamiento en condiciones de frío o de lluvia.


Se alcanza a observar el Pinlock ya instalado en la pantalla del casco.

Pero, ¿qué sucede si no hay el Pinclok adecuado para el modelo del casco? Bueno, hay algunas alternativas que son adheribles y que dan un buen resultado, tales como pinlock progrip 3000, o el fogcity. En este vídeo se observa la instalación de un producto alternativo progrip:


Con estas recomendaciones, ya tienes manera de conseguir la mica de repuesto para tu casco Grex RF2 o para el Grex Evolve Kinetic; así como el aditamento Pinlock para mejorar el manejo en frío o en lluvia.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Lubricante para cadena de motocicleta.

Lo único tedioso de la motocicleta, es tener que estar limpiando y lubricando la cadena a cada rato. Este servicio es cada 600 a 1000 kilómetros recorridos, o antes si se ha circulado en lluvia, en humedades o en terreno polvoso.

Por desgracia, aún no se inventa la cadena "libre de mantenimiento", o que al menos requiera de servicio cada 5000 kilómetros. Mientras tanto, a lubricar a cada rato.

El proceso es simple: aplicar el desengrasante, lavar, enjuagar y secar. Ya seca, se aplica el lubricante.

Lo que más odio de lubricar la cadena, es que al momento de trabajar salpica el lubricante por todos lados, se escurre en la llanta (goma, neumático), salpica al motor, salpica los escapes, y salpica en mi trasero. Lo peor es cuando el lubricante cae en el escape. Cuando este se calienta, humea y apesta, haciendo parecer la moto como si estuviera en pésimas condiciones mecánicas.

Probé este producto, Chain Guard, el cual es indicado para cadenas de motocicleta, pero su consistencia líquida precisamente causa el efecto de escurrimiento y salpicadura:


Este otro producto, SaBesto HHS 2000 by Wuth, me lo recomendaron. Al aplicarse es líquido, y en pocos minutos adquiere una consistencia chiclosa, se pega al metal de la cadena, no escurre, pero al igual que el producto anterior, al momento de trabajar la cadena se bota por todos lados, causando el efecto salpicadura:


El mejor producto lubricante que he probado, es este:


Zhen Moto SPR Adherente. Este producto es genial. Se aplica en líquido y casi de inmediato adquiere una consistencia cerosa blanquecina. Al trabajar la cadena no escurre ni salpica; y dura bien entre los servicios de lubricación. Sin duda, para mí este es el mejor.

viernes, 1 de julio de 2016

Síntomas de falla de la batería de la motocicleta. La sulfatación sí tiene remedio.

Temas y contenidos; consejos y gurús sobre el tema de las fallas de la batería de la motocicleta hay decenas, cientos, miles.

Los gurús siempre van a decir que cuando la batería falla, es porque ha fallado el sistema de carga de la moto. No siempre es así.

En mi aportación por qué falla la batería en las motos v twin expliqué que en motos de alta cilindrada, el uso urbano y de pocos kilómetros, impide que la batería cargue bien y por completo. Una moto de esa clase debe circular al menos 40 kilómetros de distancia a unos 4000rpm para una carga regular de la batería.

También acá explican las "fallas" más comunes de las baterias. Aunque es de la casa Yuasa, aplican los mismos principios para cualquier marca de batería.

¿Qué sucede en esos casos, cuando la batería no se carga por completo o la moto se usa escasamente? Todas las baterías que operen con ácido, tienden al paso del tiempo a sulfatarse, sin importar la clase (AGM, gel, húmeda, etc.). Puede ser por la parte externa, en los bornes, la cual es fácil de detectar y de limpiar.

Pero al interior de las baterías también ocurre el fenómeno de la sulfatación. En palabras simples y llanas, es la formación de capas de esponjas entre las placas de plomo originadas al propio proceso de carga y descarga, que a la larga perjudica el rendimiento de carga y de rendimiento de la batería.

Tales capas, al irse creando sumado al mal hábito de no tener la batería siempre cargada o al menos aprovechada, dá como resultado que a cierto tiempo disminuya la capacidad de almacenar energía. Es como llenar una botella con agua del río: la sedimentación normal poco a poco va disminuyendo la capacidad de agua a almacenar en la botella.

Así pues, mientras más sulfatación haya en las celdas interiores de la batería, menor es su capacidad de almacenar energía.

Al ser un proceso interno, no se puede ver y de súbito, la motocicleta deja de funcionar. Eso fue lo que me ocurrió este martes pasado (160628), al tratar de encender la moto, no prendió. Y pensé que era la batería que ya había dado de sí, puesto que:

  • La instalé nueva y debidamente activada y cargada, en noviembre de 2014 (Yuasa clase AGM sellada);
  • Tenía semanas que la intensidad de las luces variaba al acelerar;
  • Tenía semanas que al dar marcha, el indicador de la gasolina parpadeaba;
  • Tenía semanas que el claxon sólo sonaba solamente acelerando;
  • Tenía semanas que al accionar la direccional, el freno o el ventilador, se bajaba la intensidad de luz de los faros principales;
  • Tenía semanas que el zumbido de la bomba de gasolina, era intermitente;
  • Tenía semanas que el ralentí estaba inestable;
  • Había semanas enteras en que no usaba la moto...


Comencé a buscar entonces el repuesto de la batería. La hallé a precio (casi 2000 pesos mexicanos) del mismo tipo y clase que lleva de origen. Comencé a buscar información respecto a posibles fallas en las baterías, y encontré los temas sobre sulfatación, así como medios para "revivir" baterías.

En el caso de la que lleva mi moto, es de clase sellada, por lo que ni la pena vale hacer eso de destaparla, echarle agua, drenarla, echarle ácidos, drenarla, ponerle agua, ponerle una carga brutal de 16 amperes, y ver si jala.

Pero, existe algo llamado cargadores inteligentes. Estos aparatitos tienen una doble y hasta una triple función: lanzan pulsaciones de carga para desulfatar, proporcionan carga a intervalos, y mantienen la carga a un nivel constante.

Una explicación para eso de desulfatar la hallas acá. Básicamente, lo que hace el aparatito es lanzar pulsos de modo tal que rompen los cristales que forman las esponjas de sulfato. Posteriormente, comprueba mediante impulsos si la batería es capaz de retener la carga. De ser así, prosigue con la carga y, al concluir, mantiene la carga a nivel constante (modo flotador)

¿Quieres fabricar uno por tu cuenta, hacerlo como hobby, o como negocio? En este blog te enseñan cómo fabricar uno de clase automático. Aunque en realidad no son caros; en Autozone, por ejemplo, los hallas entre 600 a 800 pesos. Acá vemos como jala eso de desulfatar:


Está en inglés, pero los dibujitos y las animaciones que tiene explican el procedimiento.

Ya con esas explicaciones, me dí a la tarea de usar un cargador inteligente que había comprado en Autozone, en noviembre de 2014, de cuando recién activé la batería. Obvio, es un cargador de 1.5a que es ideal para baterías de moto. Por lo que hay que evitar los cargadores de batería para coches, elige para estas tareas los cargadores de clase inteliente. El cargador indicaba que tenía la capacidad de desulfatar, así que manos a la obra.



Lo primero, fue quitar la batería, y ponerla a cargar. Se tomó en modo de desulfatación y carga, desde las 4pm hasta las 8am del día siguiente. La dejé desconectada de las 8am a las 4pm, que fue cuando la volví a colocar en la moto.

¿Por qué tomó tanto tiempo? Pues bien, los pulsos son de baja intensidad, algo así como 1.5 amperes por hora. La caja de la batería indica que la carga lenta a 1.4 amperes toma 10 horas; más el proceso de desulfatación. 

La clave es la carga lenta.

El resultado fue simplemente satisfactorio. La moto funcionó igual que cuando recién le puse la batería nueva: cero variaciones de la intensidad de la luz, claxon y ventilador funcionando sin afectar los componentes de la moto, ralentí estable.

Supongo que sí estaba afectada por la sulfatación, y como la carga normal de la moto no es suficiente par tronar las esponjas de sulfato, la batería iba acumulando "sarro" o sedimentación. Dice al respecto Yuasa (sección sulfatación y congelación), que sus productos AGM cuentan con una fórmula química especial llamada «Sulphate Stop » (detención del exceso de sulfatación). Esto reduce drásticamente la formación de cristal de sulfato en las placas de la celda, lo que se traduce en una vida útil de la batería más larga.

La batería nueva me acaba de llegar; pero no la pienso activar aún. Supongo que la batería que tiene la moto, al estar limpia de sulfato, puede volver a funcionar unos 3 meses o tal vez más. Pero Yuasa (sección B almacenamiento de baterías secas) señala que el periodo máximo de almacenamiento de las baterías de carga seca antes de que se pongan en servicio llenándolas de ácido es de 24 meses. Según la placa de fabricación de la batería que compré, es de abril de 2015.

Supongo que es el periodo en el que sabré si la pila que puse en 2014 murió o sigue funcionando.

Para que eso no vuelva a ocurrir, me he propuesto que, al menos cada dos meses, poner la batería en manos del cargador inteligente. No pasa nada si la dejo conectada varias horas: su sistema permite que al concluir la desulfatación y la carga, comienza el modo de flotación, así que solamente envía la energía adecuada para que la batería se mantenga siempre al voltaje correcto (13.6v constante)

Por desgracia, o por ventura, aún no existe la tecnología para que haya baterías para motocicleta que sean de "poner y usar". Todas se descargan por el almacenamiento y requieren de una carga preliminar antes de ser instaladas. Y la carga preliminar toma varias horas (en eso llevan ventaja las baterías para automóviles, que sí son 100% de poner y usar)

La fecha de fabricación sí importa.

Por último: En varios sitios dónde preguntan sobre la duración de una batería de motocicleta, nunca se refieren a la fecha de fabricación, ni del periodo de almacenamiento; dando por hecho que la vida de la batería comienza a partir de que es activada o instalada en la moto. No es así.

Yuasa señala  respecto al almacenamiento:


  • Las baterías húmedas deberían instalarse 15 meses después de su fabricación. Si fuera posible, en el momento de la instalación, la tensión debería ser superior a 12,4 V (en el peor de los casos superior a 12,25 V).
  • Los comprobadores de conductancia digitales (multímetros) no están diseñados para comprobar baterías nuevas; Las lecturas de los CCA (amperios de arranque en frío) o del estado de una nueva batería no deben considerarse como una guía fiable de las especificaciones de la batería nueva
  • El periodo máximo de almacenamiento de las baterías de carga seca antes de que se pongan en servicio llenándolas de ácido es de 24 meses.
  • Si el precinto estuviera dañado, las baterías deberán humedecerse inmediatamente y, a partir de entonces, el producto se tratará como baterías cargadas húmedas.


Entones, ¿cómo te das cuenta de la fecha de fabricación de una batería?


  • Primero, por el precio. Baterías muy baratas, o en descuento, probablemente se trate de saldos o piezas con mucho tiempo de almacenamiento.
  • Segundo, por la fecha de fabricación. Puede que esté en una etiqueta adherida a la batería o a la caja en la que viene embalado el producto.
  • Tercero, si no tiene la etiqueta, hay que ver la fecha de fabricación que viene grabada en las baterías de marca (las que son "genéricas" carecen de ese dato, razón para dudar de la fecha de fabricación):


Para interpretar la fecha de fabricación, es cosa de leer los números en los diales: Uno tiene numeración del 1 al 12, que representa los meses del año. El otro indica número del 13 al 18, que representan los años. Las flechas marcan el número 4 y el 15; por lo que sabemos que fue fabricada en el mes de marzo abril del año 2015.

Por tanto, esa batería nueva y sellada, caducará después del mes de abril de 2017, que son los 24 meses del periodo máximo de almacenamiento. Esto es, después de esa fecha su duración en funcionamiento puede resultar menor al esperado. Por ejemplo, si se hubiera activado y puesto en funcionamiento en abril de 2015, su duración en operación sería de más o menos dos años y medio.

Así las cosas, también hay que preguntar la vendedor acerca de la fecha de fabricación de la batería. Un vendedor honesto debe tener el dato o por lo menos saber cómo encontrarla e interpretarla.

jueves, 12 de mayo de 2016

Reglas para saber cuándo es un correo estafa

El correo electrónico, como un medio eficaz de comunicación, también ha sido utilizado para estafar a las personas. Son miles de casos de personas que por aceptar un enlace engarzado en un correo electrónico, o aplicar un archivo adjunto, han perdido su patrimonio.

Los menos graves son los que se quedan con el usuario y contraseña del correo, las cuentas de banco, y las de acceso a dónde tengamos que usar contraseñas. O que usen tu computadora como bot para enviar correos basura.

Los peores son los casos de ransomware. Consiste en un archivo adjunto al correo electrónico, el cual se pide u ordena se abra o ejecute (puede ser un documento word, un archivo comprimido que contiene otro archivo modificado, una dirección web html, etc).

Cuando el usuario accede y hace lo que se le indicó, comienza el problema. Se instala el programa inserto en el archivo adjunto, y comienza a encriptar toda la información habida en la computadora, haciendo imposible acceder a los archivos propios. La única manera de recuperarlos, es pagar la extorsión.

Son tan geniales, tan hábiles quienes diseñan esos sistemas de extorsión, que aprenden de sus errores y cada vez hacen más fácil que las personas acepten los adjuntos, y hacen más difícil su neutralización.

Si alcanzas a ver que la máquina comienza a hacer cosas raras después de abrir o ejecutar el adjunto, apágala de inmediato. Una vez que comienza su trabajo el encriptador, el antivirus no sirve de nada. Puede que pierdas algunos datos, es lo de menos. Recuperas los otros retirando el disco duro y vaciando los archivos usando otro equipo.

Sin explicar en qué consisten las estafas (de eso hay decenas de referencias), lo cierto es que todas operan bajo una regla simple de ingeniería social, que es convencer y hacer que se tome como cierto el mensaje.

Nuestra intención es proporcionar las herramientas para saber cuándo un correo es estafa:

--------------------------
Reglas básicas para saber si es un correo estafa:
--------------------------

1.- Jamás te notificarán por correo. Toda notificación judicial, administrativa, de bancos, de empresas, toda notificación, ES por escrito en el domicilio físico registrado (casa, oficina). Las ''notificaciones', los ''avisos'', las ''advertencias'' hechas por correo electrónico no tienen validez. No les hagas caso. No te embargarán, ni boquearán tus cuentas.

2.- El mensaje debería ir personalizado, si acaso. Si dice ''estimado cliente'', ''estimado usuario'' o cualquier forma impersonal, ya lo sabes: es estafa. Aún así, antes de dar clic en el enlace o en el archivo adjunto, llama primero al teléfono oficial de la institución a cuyo nombre viene el mensaje, no al que venga inserto en el correo.

3.- Ninguna institución pública o privada está facultada para pedir datos de tus cuentas, o exigirte o sugerirte que ''des de alta'' una tarjeta bancaria para tener ''descuentos'', ''devoluciones'' u otras. Ninguna institución regala nada, menos las de gobierno..

4.- Ninguna institución pública o privada pone ligas o vínculos en sus mensajes. Te invitan a que copies y pegues la dirección, pero nunca incorporan vínculos.

5.- Ninguna institución pública o privada, ni persona alguna, te enviarán archivos comprimidos o archivos ejecutables. Eso es como la manzana envenenada de Blanca Nieves. 

6.- Si aún así, se desea descargar el adjunto, es requerido que antes de abrirlo se analice con el antivirus, con el antimalware, y con otro antivirus en la nube. Sí, suena paranoico, en estos casos más vale prevenir que lamentar.

------------------
Ejemplos de correos estafa
------------------

Los filtros anti-spam de los diversos servicios de correo electrónico, y de algunos programas de ofimática (microsoft office, libre office, open office, etc.), permiten detectar direcciones sospechosas de envío de correos estafa. Incluso son capaces de detectar ciertas macros sospechosas de los documentos (por eso es importante actualizar los programas)

Veamos algunos ejemplos de correo estafa:

Imagen 01

La dirección web inserta en un mensaje de correo electrónico, en el que se anunciaba que X persona nos había enviado un vínculo para acceder a consultar un documento que nos comparte alojado en un servidor web, nos lleva a una página con características similares al de la imagen 01.

La dirección ya no existe, pero los estafadores buscan páginas con seguridad débil para alojarse en ellas y conseguir obtener información de las personas.

Imagen 02

En la imagen 02, se observa la estafa. Invitan a poner el usuario y la contraseña para ''acceder'' al contenido que la persona X nos compartió. No importa quien es tu proveedor de servicio ni en donde esté alojado el contenido compartido, basta con que otorgues tu usuario y contraseña para tener acceso al documento..

¿Cuáles son los detalles que deben ponernos en alerta?

Obvio, cuando has puesto tu usuario y contraseña, el ''sistema'' te indica que ha habido un error, y que lo intentes de nuevo. Si aceptaste eso, ya has perdido tu cuenta.

Imagen 03
El mensaje referido en la imagen 03 contiene en sí, un ransomware. La dirección del remitente es falsa, por tanto, el remitente también lo es. El archivo HTML adjunto lleva a descargar precisamente el encriptador. Tampoco tengo cuenta en ''bank of america''.

-------------------
Hazle caso a Blanca Nieves: Jamás aceptes manzanas envenenadas. 
-------------------

Se puede decir hasta el cansancio la enseñanza del cuento; pero hay quienes insisten en mantenerse en su estado elemental y básico a cómo de lugar.

Hemos visto que el método de robo, de estafa, de infección, de extorsión, usa la ingeniería social  Solo nos queda recomendar:

a).- Extremar las precauciones ante emails de remitentes no esperados, especialmente para aquellos que incluyen ficheros adjuntos.

b).- Desactivar la política de Windows que oculta las extensiones conocidas también ayudará a reconocer un ataque de este tipo.

c).- Tener un sistema de copias de seguridad de todos nuestros datos y archivos. Ante una pérdida podemos recuperar nuestras cosas. Vale la pena hacer respaldos en dos o más medios externos cada semana.

d).- Si te cayó el ransomware, no pagues el rescate. Hacerlo alienta a que los extorsionadores continúen en su cometido. y se expandan cada vez. Así, en vez de pagar los 100 dólares por la extorsión, mejor compra uno o dos discos duros USB de 1 tera de capacidad, o aprovecha los servicios de almacenamiento gratuitos en la web.

e).- Mantén actualizado el sistema operativo, los navegadores web, los programas antivirus y los antimalware, al igual que los programas que usas en la computadora (lectores pdf, editores de imágenes, de ofimática, etc.). Por ejemplo, un navegador anterior a mayo de 2016 (anterior nos referimos a desactualizado o a una versión obsoleta) fácilmente es ''engañado'' por una dirección falsa haciéndonos pensar que es legítima; un archivo pdf modificado funciona en un lector atrasado.

viernes, 6 de mayo de 2016

Viendo hacer justicia:La espectacularidad de las ejecuciones judiciales.

Como terapia ocupacional, suelo escribir sobre diversos temas. Tengo en proceso una relacionada a la evolución del sistema penal: de un medio punitivo a uno reformatorio, discurso que asume y difunde la teoría de los derechos humanos. Tarea bastante difícil porque implica analizar diversas materias,  muchos puntos de vista y, sobre todo, que de alguna manera genere tanto la duda, la decepción, una nueva perspectiva. Una herejía completa, pues.

Para ese trabajo, hallé en una página sobre penas, la referencia al libro Viendo hacer justicia (Seeing Justice Done) de Paul Friedland, publicado en 2014 por la Oxford University Press. He tratado de encontrar ese material en español, y no lo hay. Encontré, entonces, un resumen en francés que me pareció bastante asequible. Hice una traducción "casera" sobre el tema, el cual publico en este blog con la intención de fomentar la obra. Espero que en un futuro lo haya en edición al español. Sí lo compraría.

---------------------------------------

Resumen

Paul Friedland, Viendo hacer justicia (Seeing Justice Done). La época de la es)pectacularidad de la pena de muerte en Francia, Oxford University Press, 2014, 346 páginas, ISBN 978-0-19-871599-3 


----------------------

(1) "No sólo hay que hacer justicia; también se debe ver que se hace". Este conocido aforismo del Derecho Inglés ilustra la idea de que el acto de juzgar no es un proceso natural, sino que es un conjunto de rituales que las normas y prácticas requieren para materializar alguna forma de representación, puesta en escena, para asegurar su legitimidad.

El estudio de estas representaciones es ahora objeto de numerosos análisis por los juristas e historiadores del arte, especialmente en el campo de la arquitectura, la arqueología y la iconografía del poder judicial. El ceremonial de la Corte, el inicio del proceso hasta la ejecución de la sentencia, también atrajo la atención de los investigadores. En concreto, uno de los primeros en subrayar la dimensión dramática y teatral de la ejecución pública de la sentencia en la era moderna ha sido Pieter Spierenburg en los años ochenta.

Estrictamente no se trata de un nuevo tema abordado por Paul Friedland, profesor de la Universidad de Cornell, que se propone tratar en su libro actual. Sin embargo, a pesar de que se unió a un campo de búsqueda ya bien arado, el libro se distingue por un enfoque original que Friedland llama "espectacularización del castigo" en la Francia moderna: En vez de hacer hincapié en el discurso del antiguo régimen sobre la disuasión que provoca la ejecución pública (argumento fomentado por la mayoría de los juristas y teóricos de la pena en los últimos siglos de la Edad Media), el autor hace hincapié en que las multitudes no se aterrorizaban por el acto de la ejecución del condenado ni se impresionaba por esta demostración de la autoridad real, sino que el observar el suceso en sí era motivo de entretenimiento, de diversión. Un espectáculo.

-------

(2) Para introducir las razones de esta discrepancia, Paul Friedland comienza su libro con dos capítulos que resumen la evolución de los sistemas legales y judiciales en Francia, en particular a sus concepciones de crimen y castigo. El primero abarca el período comprendido entre el final del Imperio Romano hasta la Edad Media central. El derecho romano centraba los castigos corporales como pena por delitos graves, postura que la tradición alemana y la ley sálica favorecieron (nota: la Ley Sálica es un código de leyes seculares que debe su nombre a la tribu de los francos salios).

El autor destaca los diferentes legados al origen de los juicios del antiguo régimen y la compensación financiera, mientras que los pensadores cristianos propusieron la idea de la penitencia pública, origen de lo que luego sería reparar el daño. De esta manera retomaron el Corpus Juris Civilis en el siglo XI lo que permitió el renacimiento de una cultura jurídica y el retorno a la concepción de la delincuencia no sólo como un daño individual, sino también como una perturbación del orden público.

El segundo capítulo examina el impacto del derecho romano en el derecho consuetudinario francés de finales de la Edad Media. Paul Friedland insiste en el resurgimiento del concepto de intención criminal, esencial para justificar el retorno a una visión del castigo disuasivo. También sostiene que la "espectacularización del castigo" no es una invención moderna, ya que a menudo era prohibido; pero toma la forma de un proceso durante los siglos XIII a XVI, que habría coincidido con el movimiento de la justicia hacia una mayor severidad.

-----------------------

(3) En la segunda parte, el autor examina el ritual de ejecución y sus actores, a partir de los verdugos (capítulo 3). Tanto al margen del antiguo régimen y de la sociedad, los operadores principales para su funcionamiento eran los verdugos quienes, junto con sus familias, eran considerados una casta de intocables por el resto de la población, llegando a ser personalidades en el centro de la vida urbana medieval y moderna, alejados de la imagen idílica del verdugo enmascarado y anónimo.

A continuación, Friedland analiza los rituales del castigo corporal desde la edad media hasta el siglo XVI (Capítulo 4), y subraya los diferentes efectos: la exposición y la vergüenza pública de los condenados, la expulsión de aquellos de la población y, si la pena es capital, su reinserción a la sociedad a través de la muerte. Friedland desarrolla aquí uno de los elementos esenciales de su argumento (pp. 101) la sentencia de muerte y la ejecución pública de un criminal en la Edad Media consistirían en un ritual que combina el ostracismo y el sentimiento de compasión social por el delincuente, quien superaría el crimen y se restauraría el orden (p. 106-107). Para Friedland, esto explicaría la lógica de las prácticas aberrantes bajo ciertas concepciones en el siglo XXI, que consistía hacer ensayos en animales o en los cadáveres de los suicidas (p. 112).

----------------

(4) La tercera parte del libro se ocupa de la difusión de la "espectacularización" en la era moderna, donde el ritual de la ejecución pública es a su vez en una forma de entretenimiento, como lo demuestra la aparición de enseres que detallan las torturas de los condenados (capítulo 5).

En los capítulos 6 y 7, Paul Friedland también está interesado en el espectador a la propia ejecución. Hace hincapié en la desaparición de la compasión medieval y el surgimiento del vouyerismo durante los siglos XVI y XVII, así como la insensibilidad desarrollada por la élite aristocrática que consideraba tales actos como entretenimiento. 

Este diseño es muy ampliamente difundido en el resto de la población entre los siglos XVII y XVIII. En respuesta, desde la segunda mitad del siglo XVII, la nobleza irá perdiendo interés en el espectáculo de la ejecución, ahora visto como una actividad popular, gestándose en los espectadores un sentido de empatía con los convictos, lo que dará lugar a debates sobre asistir o no a las ejecuciones, pero sin los méritos para discutir sobre la aplicación de los castigos corporales. Esto, obviamente, recuerda la teoría del proceso de la civilización de las costumbres de Norbert Elias; excepto que aquí, Friedland, demuestra que tal proceso no es uniforme ni rectilíneo, ya que ve conjuntamente el aumento de la "espectacularización" y el desarrollo de nuevas sensibilidades, mientras que las élites detrás del proceso de civilización, responsables de un diseño voyeurista del sistema, lo rechazan más tarde para distinguirse del resto de la población.

------------------------

(5) El siglo XVII probablemente es la culminación de la "espectacularización"; Las tensiones resultantes por la falta de correspondencia entre la ejecución, el voyeurismo y la empatía por los condenados hicieron erupción durante el siglo XVIII siendo catalizador la sangrienta ejecución de Robert François Damiens (1757).

Esto condujo a un movimiento de reforma penal, discutido en la última parte del libro. El capítulo 8 analiza los argumentos de los principales reformadores del siglo XVIII, como Cesare Beccaria; mientras que los capítulos 9 y 10 se centran en el debate en torno al período inmediatamente posterior a la Revolución, que conduce al desarrollo de un diseño higiénico e industrial para realizar las ejecuciones: si la pena de muerte se mantiene con el propósito de disuasión, ahora el castigo será rápido y carente de daños corporales, lo que sustentó la instauración de la guillotina. Esta sanción fue disminuyendo continuamente a lo largo de los siglos XIX y XX, mientras que el rendimiento en sí será más discreto, antes de ser relegado al interior de los muros de la prisión, que en última instancia condujo a la abolición de la pena de muerte en Francia en 1981.

-----------------

(6) Por último, por sus argumentos originales, el libro de Paul Friedland es un importante trabajo sobre la representación de la justicia medieval y moderna. Desde luego, podemos lamentar que se centra principalmente en la pena capital dejando de lado, en nuestra opinión, otros elementos de la ceremonia judicial, a partir de los indultos reales concedidos en el corredor de la muerte (referido brevemente en la página 94).

La compleja relación entre el público y la disposición pena privada como medio para restaurar la paz social también se han beneficiado de ser más desarrollado, sobre todo porque tal discusión tendría que poner de relieve el papel desempeñado por la aparición de los cambios de estado en el sistema judicial en el inicio de la edad moderna. Es cierto que la elección del autor no se detiene en las cuestiones de la transformación de la autoridad pública y sus instituciones pueden sorprender al lector, pero se explica por la profusión de libros sobre el tema y la voluntad de Paul Friedland para resaltar la forma en que la ceremonia judicial era percibido por la población. En este sentido, no dudamos de la dimensión innovadora de la obra.

--------------